EMI pierde los derechos sobre Santa Claus is coming to town

401087

El jueves, el segundo Tribunal del Circuito de Apelaciones, dictaminó que los derechos de la canción Santa Claus is coming to town, la canción navideña, más interpretada, volverá a los herederos de J. Fred Coots. Coots, junto con Haven Gillespie, escribió la canción en 1934 e hicieron un trato con Leo Feist, que dirigía una empresa editorial que finalmente fue adquirida por EMI.

Si no fuera por las extensiones de plazo del copyright, Santa Claus is coming to town, estaría en el dominio público, lo que sería un alivio para los artistas como Bruce Springsteen, Destiny’s Child, Green Day, Justin Bieber, Lynyrd Skynyrd, y los Beach Boys que han hecho versiones y pagan royalties.

Pero gracias a las enmiendas a la ley de derechos de autor, la canción será protegida hasta 2029. Este caso se refiere a quién se beneficia de estos términos de copyright tan largo, si EMI o los herederos de Coots. En 1976, el Congreso de los Estados Unidos, permitió a los autores o a sus herederos, terminar las garantías de los derechos de autor a los editores, después de 35 años de la publicación inicial.

Durante la larga historia de la canción, la familia de Coots y los predecesores de EMI, hicieron varios acuerdos, los unos con los otros. En particular, Coots garantizó la renovación de los derechos en 1951 y llegó a un acuerdo de 100.000 $ en 1981, que permitió a la editorial seguir explotando la canción.

Este último acuerdo de 1981, vino despues de Coots intentara la terminación, oficialmente, aunque nunca lo registró. Ante un nuevo aviso de terminación, EMI argumentó que el acuerdo de 1951 se mantenía operativo bajo el acta de copyright de 1976. Y los herederos no podrian terminar el periodo de renovación antes de 1978. En el tribunal de distrito, el editor prevaleció.

Y llegamos al segundo circuito, que tenía que decidir si la canción estaba bajo los acuerdos de 1951 o de 1981. Al revocar la decisión de la corte del distrito, la jueza del segundo circuito, Debra Ann Livingston, dictamina que el último acuerdo es más importante, que el acuerdo de 1981 es más importante y lo suficientemente claro, que las partes pretenden sustituir el contrato anterior. Además, ella escribe, que en su opinión, el fracaso de Coots para registrar la terminación en 1981 es irrelevante.

Como tal, y porque se trata de un copyright posterior a 1978, Los herederos de Coots son capaces de disfrutar, de la extensión del copyright durante las fechas navideñas que se avecinan. El segundo Circuito encuentra un aviso de terminación de 2007 que es válido, lo que significa que EMI pierde los derechos en 2016 en favor de los herederos de Coots.

Hace solo unas semanas, nos enteramos que el Happy birthday, de toda la vida, pasaba también, al dominio público.

Vinilo Negro

Be the first to comment

Leave a Reply