Muere a los 79 años la leyenda del country Merle Haggard

Ha fallecido a los 79 años, hoy 6 de abril, víctima de una neumonia la leyenda del country Merle Haggard. El cantante llevaba tiempo enfermo y en los últimos meses había tenido que cancelar varias actuaciones por esta razón, la última hace solo unos días.

Además había sido operado de cáncer de pulmón en 2008. Nacido precisamente un 6 de abril de 1937 en Oildale, California, Haggard era considerado una de las más grandes leyendas vivas del country. Cantante, compositor, y guitarrista, junto a Buck Owens y su banda The Strangers, ayudó a dar forma a lo que se llamó el sonido Bakersfield, precisamente en Bakersfield, California es donde ha fallecido.

Durante su juventud, Haggard fue un delincuente, y cuando tenía 20 años fue sentenciado a tres años en la prisión  y acabó en San Quintín después de un intento de fuga. Estando ahí, vio tocar a Johnny Cash y eso le cambió la vida para siempre. Obtuvo la libertad en 1960, y comenzó a tocar el circuito de Bakersfield, donde ya había una figura emergente como era Buck Owens. Forma como banda de acompañamiento The Strangers y comienza a grabar para Tally Records.

Su primer éxito importante llegó en 1964, cuando Sing a sad song llegó al #19, justo meses después el tercer single suyo en las listas (My friends are gonna be) strangers, llegó al #10. Todos estos temas estaban dentro de su disco Strangers. Con el éxito, Capitol se queda con su contrato y lo ficha.

En 1966 Swinging doors es #5 y será el primero de 12 top 10 consecutivos con los que terminará la década, con momentos tan memorables como The bottle let me down, Mama tried, Workin’ man blues, y sin duda Okie from Muskogee con la guerra del Vietnam de fondo, #1 indiscutible.

Los 70 los comienza con The fightin’ side of me, otro clásico encadenando #1 tras #1, con temas como Carolyn, Everybody’s had the blues, el clásico navideño If we make it through december, o Cherokee maiden. En esa época, mediados de los 70, Haggard es uno de los clásicos del movimiento Outlaw en el country americano. En 1972, el entonces gobernador Ronald Reagan lo indultará y le dará el perdón por sus problemas con la justicia en los 60.

En los 80 sigue consiguiendo magníficas posiciones, con clásicos como el memorable Bar room buddies junto a Clint Eastwood de la película Bronco Billy, #1 en las listas. En 1983 es #1 junto a Willie Nelson, con Pancho and lefty. Natural high en 1985 es #1 y marca el lento declinar de buenas posiciones en las listas, aunque todavía sigue cosechando algún éxito que otro.

Su fichaje por Curb Records en los 90 lo frustró, el sello no dio la importancia que requería su historia y fue poco a poco desapareciendo de las listas, cosa por otro lado lógica, después de 30 años triunfando. Es entonces cuando llueven los homenajes, como el espléndido Mama’s hungry eyes con Alan Jackson, Brooks & Dunn, Vince Gill, Clint Black, etc. Ingresó en 1994 en el Country Hall Of Fame y ya en los 2000 siguió publicando discos, e incluso fundó su propio sello Hag Records.

El Kennedy Center lo honró en diciembre de 2010 y publicó su último disco en solitario en 2011 Working in Tennessee para juntarse con su viejo amigo Willie Nelson en Django & Jimmie, su última entrada en las listas, donde colocó más de 100 éxitos, 38 de ellos en la cima. Solo George Strait y Conway Twitty, tienen más #1s que él en las listas country.

Poco amante del country actual, sí era seguidor de George Strait, Toby Keith y Alan Jackson.

Vinilo Negro

Be the first to comment

Leave a Reply