En la décima edición del Record Store Day, el vinilo ante el reto de no estancarse en 2017

Hoy se celebra la décima edición del Record Store Day, y es el primer año desde el revival del vinilo, que no es oro todo lo que reluce. Las ventas de 2016 mostraban un estancamiento del sector, tras subir con fuerza los años anteriores. Con todo se marcaron máximos en venta en US y UK, pero 2016 marcaba la menor subida porcentual en años.

El comienzo de 2017, los datos del primer trimestre lo corroboran, en Estados Unidos la sensación es que se ha tocado techo, 100.000 unidades menos se vendieron en los tres primeros meses de 2017, comparado con el mismo periodo de tiempo en 2016, es un 3,2% menos. El dato, frío, refleja una caída de casi 20 puntos, con respecto a 2016, donde se vendió más del 16% que en los tres primeros meses de 2015.

En el Reino Unido ha subido pero de manera coyuntural, el lanzamiento del disco de Ed Sheeran, Divide, ha camuflado el bajón, sin la aparición de ese disco, las cifras habrían sido negativas. En el Record Store day se vende un 10% de los vinilos que se venden en todo el año, algo muy significativo. Son más de 500 lanzamientos, no solo en vinilo, también los hay en picture disc e incluso en cassette.

Sin embargo muchos de los títulos ahora mismo están en eBay. Como ocurre con el mercado secundario de entradas, supuestos fans han comprado los discos, para rápidamente venderlos en eBay. NME informa de que por ejemplo en el Reino Unido colecciones de David Bowie, o una colección de seis vinilos de Prince tienen precios superiores a las 200 libres.

Un boxset de singles de The Ramones se vende por encima de las 180 libras. Johnny Marr en 2015 criticó duramente a los fans que compraban los discos, para hacer luego negocio en eBay vendiendo esos mismos discos a precios mucho más altos.

El problema para la supervivencia del vinilo es que sigue habiendo demasiada gente que sigue comprando el álbum, sin tener tocadiscos, o incluso comprarlo y utilizar el código de descarga que viene, para obtenerlo digitalmente y no escucha nunca el vinilo. Eso tiene fecha de caducidad, ya que antes o después, los altos precios que tiene el sector, mucho más caros que un CD o la descarga digital, harán que mucha gente, una vez pasada la fiebre comience a no comprarlos. Hay otra razón de peso también, el crecimiento del streaming, al que perjudica es al físico y el vinilo es un soporte físico, el desplome año año del CD, lo único que deja claro es que tarde o temprano le tiene que pasar al vinilo, pero habrá que ver si es 2017 el año.

Pronto tendremos los datos de esta décima edición del Record Store day y podremos tener una visión más clara, de si efectivamente el sector en 2017 se estanca, como los primeros indicadores parece que confirman.

Be the first to comment

Leave a Reply