Un año sin Prince, el cantante falleció hoy hace un año, a los 57 años

Hoy se cumple un año del fallecimiento a los 57 años de Prince, en su estudio de Paisley Park,  en Chanhassen, Minnesota. Su cuerpo fue descubierto en un ascensor después de que las autoridades respondieran a una llamada médica a las 9.43 de la mañana. El cantante fue declarado muerto a las 10.07 después de hacerle una RCP, Reanimación cardio pulmonar. El cantante había sido hospitalizado días antes en Moline, Illinois, el 16 de abril, cuando tuvo que aterrizar el avión en el que viajaba al sentirse indispuesto y ser trasladado a un hospital. Llevaba semanas con una persistente gripe que le había obligado a cancelar varios conciertos.

Tras meses de especulaciones, el forense dictaminó que el cantante falleció de una sobredosis de fentanil, un potente analgésico. El artista llevaba años tomándolos para luchar contra sus dolores en las articulaciones, por sus largas giras. Desde su muerte, la más mediática, tras la de David Bowie, solo unos meses antes, su lucha por la herencia musical, se habla de auténticos cofres de canciones para más de 10 discos, su herencia de más de 200 millones de dólares, la reciente puja de lanzar un EP que ha sido paralizado por una demanda y retirado de las plataformas, ofrecen un incierto panorama de qué pasará con su catálogo y cómo se prevervará.

Si se publicó el correspondiente recopilatorio, 4Ever, que no aportaba casi nada nuevo y hay previsto revisiones de discos míticos como Purple Rain, que verá la luz en una edición de 3CDs el 9 de junio. Pero del resto poco o nada se sabe hasta ahora.

Prince Rogers Nelson nació el 7 de junio de 1958 en Minneapolis, Minnesota, donde vivió toda su vida. Considerado como una de las grandes figuras de la música, vendió más de 150 millones de discos en todo el mundo, ganando 7 premios Grammy, un Globo de Oro y un premio de la Academia. Ingresó en el Rock and Roll Hall Of Fame en 2004.

Su primer trabajo For you, llegó al #163 en las listas americanas, pero más allá del puesto, dejaba ya temas como Soft and wet, su primera canción en entrar en las listas de singles #92 y Just as long as we’re together. Su siguiente trabajo apareció en 1979, Prince se llamaba y contenía ya obras maestras como I wanna be your lover, su primer top 20 en las listas #11 y sobre todo #1 en las listas de R&B. Canciones como Why you wanna tret me so bad y Sexy dancer, daban ya buena cuenta de lo que se avecinaba.

Su siguiente trabajo apareció en 1980, Dirty mind era su título, y aunque no funcionó tan bien, tenía temas como Uptown o Dirty mind. Controversy en 1981 marca ya un cambio claro con temas como el propio Controversy o Let’s work, que dejan paso al que sería su primer gran disco a nivel de ventas, en 1982 1999. El disco contenía piezas maestras como 1999, #12 en Pop, Little red Corvette, #6 en las listas o Delirious #8 y fue su primer disco en vender más de 1 millón de copias en los Estados Unidos. Hoy en día es su segundo disco más vendido en los Estados Unidos con 5 millones de copias.

Pero apenas dos años después, Prince alumbraba su obra maestra y una de las obras maestras de la historia de la música, Purple rain. Concebido como un producto, con película, disco, gira, todo en uno, supuso un antes y un después en su carrera y su influencia todavía se hace notar. La banda sonora estuvo 24 semanas en el #1 de las listas americanas, When doves cry y Let’s go crazy fueron #1 en las listas y Purple rain, #2. I would die 4 U completaría el póker de singles en el top, llegando al #8. El disco solo en Estados Unidos vendió 17 millones de copias.

Un quinto single llegó a publicar, Take me with U que fue #25. De repente Michael Jackson y Lionel Richie no estaban solos, Prince se convirtió en una fuerza poderosa, que además se quejaba cuando no ganaba o le molestaban. Su triunfo en los American Music Awards de 1985 sobre el Thriller de Michael Jackson, es uno de los momentos de mayor shock en la música, como lo fue el quedarse fuera de la grabación del USA for Africa.

A partir de ahí y con una precisión casi milimétrica, el artista fue encadenando éxito tras éxito en singles y álbumes, Around the world in a day de 1985 con éxitos como Pop life y Raspberry Beret, Parade con su éxito mundial Kiss en 1986, la obra maestra, el doble disco Sign O’ The Times de 1987, con el tema que daba título o If I was your girlfriend, etc.

Cuando la mayoría de los artistas se tomaban su tiempo para lanzar sus discos, la creatividad y fertilidad de Prince parecían no tener límites. Lovesexy en 1988, la banda sonora de Batman en 1989, otro éxito descomunal con Batdance #1 en casi todo el mundo. Nueva película, Grafitti bridge, nuevo éxito en 1990, otra obra maestra, Diamonds and pearls, de 1991, con Get off y Cream.

Prince publicaba y publicaba un disco detrás de otro. En 1992 se hizo llamar Love symbol, al ir el contra de su sello Warner, del que consiguió quedar libre en 1996, tras una agria disputa en la que llegó a aparecer con la palabra esclavo, escrita en su frente, además de dejar de confiar en la industria. La lucha con la discográfica supuso un parón en su creatividad de la que tardaría años en recuperarse.

En los últimos años el cantante había vuelto a recuperar esa frescura, con la aparición de Plectrumelectrum y Art official Age en 2014 y de HitnRUN pahse one y phase two de 2015. Aunque su música ahora mismo está en todas las plataformas digitales, incluido Spotify, fue de los primeros en luchar por una retribución justa en el ámbito digital para los artistas, cerrando un acuerdo en exclusiva con Tidal para su catálogo, por ser la única en la que confiaba. Sin embargo tras su muerte fue objeto de una demanda por parte de los herederos del cantante, que acusaron a la plataforma de quedarse con los contenidos, incumpliendo el acuerdo, que cerró en vida Prince de solo poder utilizar un disco y no el catálogo completo.

Be the first to comment

Leave a Reply