Muere a los 69 años un mito del rock, Gregg Allman

Ha muerto a los 69 años en Savannah, Georgia, el músico, cantante y compositor, Gregg Allman. Fue uno de los fundadores de los Allman Brothers Band, una de las grandes bandas de rock sureño de la historia americana, con multitud de éxitos, sobre todo en los años 70. Pero más allá de eso, Allman fue una de las grandes voces del rock, que vivió como solo las grandes estrellas del rock viven, al límite.

Allman nació en Nashville, Tennessee un 8 de diciembre de 1947. Se trasladó a Daytona Beach en Florida junto a su hermano Duane Allman. Los dos pronto comenzaron su carrera musical cuando en 1967 aterrizaron en Los Ángeles, llamándose The Hour Glass. Publicaron dos discos con el icónico Liberty Records pero sin éxito y en 1969 junto con Duane formó The Allman Brothers Band, en Macon, Georgia.

El grupo pronto comenzó a tener éxito gracias a las casi exclusivas composiciones de Gregg. Su primer disco, homónimo, se publicó en noviembre de 1969 y aunque fue un fracaso comercialmente hablando, solo llegó al #188 en los Estados Unidos, les permitió hacer largas firas. Su segundo trabajo de 1970, Idlewild South consiguió colocarse en el #38.

Sus actuaciones en directo, les dieron una nueva perspectiva y decidieron lanzar un disco en directo, At Filmore East, grabado en Nueva York. Publicado en julio de 1971, el disco fue un inesperado éxito, llegando al #13 en las listas americanas y vendiendo más de 1 millón de copias. El éxito del disco fue el contrapunto al enorme lío en el que estaba la banda, corroída por la cocaína y la heroína. Algo habitual en la época, pero más en una banda, en la que todos eran adictos en menor o mayor medida.

El éxito les hizo concienciarse de que debían abandonar las drogas si querían seguir teniendo éxito, pero no lo consiguieron. Justo en ese momento Duane se mató en un accidente de moto en Macon. Duane no era el hermano solo de Gregg, era el alma de la banda, y ninguno se recuperó nunca de su pérdida. Solo fue el comienzo de unos años de tragedias en el grupo. En un ambiente impresionante, Gregg cantó en el funeral Melissa, una de las obras maestras del grupo, y la favorita de Duane.

La canción pertenecía a su siguiente disco Eat a peach, disco que les costó mucho completar, por la depresión en la que cayó Gregg tras la muerte de su hermano y en general la banda. El disco cuando se publicó fue un éxito, llegando al #4 en las listas americanas y vendiendo de nuevo más de 1 millón de discos. Aunque el grupo era Gregg, el resto de la banda eran todos músicos de enorme impacto. Por eso cuando en noviembre de 1972, Berry Oakley, uno de los mejores bajistas que ha dado el rock y componente del grupo, se mató también en un accidente de moto, fue otra enorme pérdida para la banda. Además se mató a escasos metros de donde murió Duane. Oakley fue seguramente al que más afectó la muerte de Duane y nunca superó su muerte.

Dickey Betts, el guitarrista del grupo y fundador también de la banda, dijo que había que continuar y seguir de gira. El grupo dio 90 conciertos en 1972. Primero tocaban por Duane, luego por Berry. El grupo entero compró un terreno en Juliette, Georgia, que llamó The Farm, para refugiarse. La banda reclutó a Lamar Williams y Chuck Leavell y entraron en el estudio para grabar Brothers and sisters.

Allman peleado con el grupo comenzó a grabar en solitario, Laid back y Betts se convirtió en el líder de la banda. Los dos discos se publicaron a la vez, en el otoño de 1973. Sin embargo y aunque Gregg Allman compuso canciones para el disco, las dos obras maestras del disco son Ramblin’ man y Jessica, y las dos las compuso Dickey Betts. Son dos canciones hermosas, con un sonido mucho más cercano al country, y 40 años después, auténticos clásicos.

El disco fue el mayo éxito del grupo, fue #1 en los Estados Unidos durante 5 semanas, y vendió más de 8 millones de copias en todo el mundo. Hasta Ramblin’ man cruzó el charco de las listas de éxito, llegando al #2 en singles en los Estados Unidos. El éxito supuso una enorme gira en grandes estadios y el comienzo de la destrucción del grupo.

Laid back el disco en solitario de Allman, funcionó decentemente, llegando al #13 en los Estados Unidos y vendiendo más de medio millón de copias. Pero la gira continuaba, las drogas y el alcohol se consumían más todavía y las tensiones crecían. En las giras la banda tocaba sus discos y luego Allman hacía su propia gira para Laid back. El grupo recaudaba en cada concierto la friolera de 100.000 dólares de la época.

Dickey Betts decidió también publicar disco en solitario, Highway call. El abuso del alcohol y las drogas, hicieron imposible la convivencia. Para colmo en enero de 1975 Gregg Allman comenzó una relación con Cher. Eso desunió más al grupo. Allman pasaba más tiempo con Cher en Los Ángeles, que grabando su nuevo disco con la banda.

El disco Win, lose or draw, publicado en 1975 fue un fracaso pese a ser #5 en las listas y después de solo 41 conciertos entre 1975 y 1976. El grupo se separó en 1976 después de que Allman, para evitar la cárcel por posesión de drogas, declaro contra el mánager del grupo. El resto de la banda no se lo perdonaron y juraron no volver a grabar con él. Allman fundó Gregg Allman Band. La relación con Cher, era un choque de trenes, se casaron en junio de 1975 y con un hijo de por medio, se separaron en 1978. Cher era una megaestrella, cantante, actriz, programa de televisión propio y a pesar de su propio éxito, a Gregg Allman le superaba el american lifestyle de Los Ángeles.

Betts y Allman limaron diferencias dos años después y el grupo se volvió a reunir y lanzaron un disco en 1979, Enlightened rogues, fue #9 gracias al éxito en singles de Crazy love. Sin embargo las drogas seguían siendo un problema y tras dos discos más Reach for the sky en 1980 y Brothers of the road de 1981, se volvieron a separar en 1982.

Gregg Allman se dedicó entonces a beber mucho más de lo que lo había hecho anteriormente, si es que eso era posible y pasó años en blanco, incluso con alguna detención de por medio. En 1987 regresó a la música con I’m no angel, que fue un inesperado éxito de crítica y público, gracias a la canción que daba título al disco, que fue #1 en las listas de rock americanas. Colaboró en la música de la película Black rain de 1989, cantante el tema de apertura.

1989 marcó el vigésimo aniversario de la banda, y el grupo se volvió a reunir. Muchos de sus discos de reeditaron en CD y el grupo decidió volver a intentarlo, pero sin mucho éxito. En enero de 1995 el grupo ingresó en el Rock and Roll Hall Of Fame, pero Allman siguió con sus hábitos, alcohol y drogas.

A pesar de las enormes diferencias, el grupo siguió actuando e incluso publicaron un último disco, Hittin’ the note en 2003 con éxito de crítica. Pero la salud de Allman iba de mal en peor. En 2007 le diagnosticaron Hepatitis C y luego tres tumores en el hígado, debido a su excesivo abuso del alcohol.

Tras cinco meses en lista de espera, en 2010 le hicieron con éxito un transplante de hígado. A pesar de sus problemas de salud, en 2011 publicó Low country blues, que llegó al #5 en las listas americanas. En 2011 fue operado del pulmón, pero siguió en activo, hasta tal punto de terminar un disco Southern blood, con la producción de Don Was y grabado en los Muscle Shoals Studios, de Alabama. El disco se tenía que haber publicado en enero de 2017, pero a día de hoy no tiene fecha de salida.

Finalmente un cáncer de hígado se lo llevó el 27 de mayo a los 69 años.

Be the first to comment

Leave a Reply