Nia gana con justicia OT 2020. Analizamos qué puede esperarle a los finalistas y más

  •  
  •  
  •  

Nia se proclamó ganadora de OT 2020. Objetivamente no había otro resultado posible. Con diferencia ha sido la mejor gala tras gala. No ha tenido apenas fallos, con actuaciones impecables y algunas muy notables como la recordada Run the world.

El concurso finalizaba ayer tras 5 meses de duración debido a la interrupción por la crisis del coronavirus. Ha sido una edición extraña, finalizada sin público, solo el virtual a través de sus casas, pero se ha terminado. Con buen criterio, Gestmusic y RTVE decidieron el retorno para no dejar colgada la edición y acertaron.

Todos los concursantes lanzaron su single con Gestmusic y ahora cada uno iniciará su carrera en solitario. Una amalgama de discográficas, management, etc, conforman el variopinto escenario en el que apenas un par de ellos tienen un contrato a full digamos, con alguna de las majors.

Como decimos Nia ganó porque demostró desde la Gala 0 que era la mejor. Sin embargo el voto del público pudo trastocar el resultado final, debido al gran fandom que tiene Flavio detrás. Este quedó segundo, pero para nuestro gusto no hubiera llegado a la final. Final que a nosotros nos hubiera gustado que fuera Nia, Anaju, Eva, Samantha y Maialen.

No solo hay que cantar bien, hay que hacer más cosas, y francamente ellas cinco fueron las mejores de todo el concurso. Flavio y Hugo que fue quinto, para nuestro gusto estuvieron por debajo, no mal, por debajo simplemente. Es curioso, porque los dos han sacado canciones francamente interesantes, Calma es un tema muy crooner que le va perfecto a Flavio y Demonios no está nada mal.

Pero como decimos ellas cinco demostraron más. Nia ahora tendrá que elegir qué quiere ser de mayor y se lo dijo Mimi en la Gala, rodéate de gente buena, de gente en la que confíes y de gente de familia.

Amaia en OT 2017 ganó con justicia, porque fue la mejor, pero su carrera a largo plazo ofrece dudas. No por talento, que tiene de sobra, sino porque no está muy claro qué es lo que quiere hacer con ese talento.

Famous ganó OT 2018, no tenía que haberlo ganado, aunque nosotros le dimos como #2, para nosotros la mejor de esa edición fue Natalia Lacunza, y solo el desbarajuste de las votaciones finales y esa dualidad entre Alba y Natalia propició el triunfo de Famous, que francamente nos alegramos por él.

Pero ya entonces avisamos, que Famous tenía que decidir qué quería ser de mayor. No ha lanzado disco todavía a pesar del tiempo transcurrido, y su carrera aunque ayer dijo que tiene proyectos, está muy parada por el nulo éxito de su primer single.

Nia ahora tendrá que decidir eso, pero si no lo tiene claro, y la discográfica y el management tampoco, su carrera no funcionará. Y su primer single, sin ser malo, y como homenaje a su tierra está bien, pero no creemos que ese sea el camino, o todo el camino. Y cuidado, lo tiene absolutamente todo para triunfar.

Anaju fue cuarta y ha sido la cantante que más ha progresado en el concurso, maltratada una y otra vez en la entrega de temas de gala, no se aprovechó su potencial casi hasta el final. Si Sony la sabe llevar, es artista para ser estrella, porque lo lleva dentro.

Eva al final terminó tercera, y al principio nos nos decía mucho, pero nos ha terminado por convencer. Es la que mejor se expresa en el escenario, es una delicia verla, llena de gestos, tics, se mueve como pez en el agua. Y Dumb cada día como canción nos convence más. Veremos qué camino toma.

Samantha y Maialen no entraron en la final, pero lo merecían. Sam probablemente termine funcionando porque es todo desparpajo, simpatía, además por supuesto de sus condiciones para la música. Y en ese sentido Música Global junto a Universal no es un mal binomio, la prueba es Miki. Será interesante ver qué hace.

Maialen está con Dromedario Records, y no es mala elección, pero tendrá el problema como Nia, de saber qué quiere hacer. Oxitocina su primera canción nos gustó, y tiene ya tablas, también seguiremos con atención su evolución.

No queremos terminar sin dedicar unas palabras a Roberto Leal, el verdadero artífice del éxito del programa, o una parte esencial del mismo, por no menospreciar al resto. Muy grande Roberto, fue todo un descubrimiento en OT 2017 y hay que decir que es el presentador prototipo. Si hay en un futuro una nueva edición, será casi imposible que su recuerdo no sobrevuele siempre el plató.

Sobre el jurado ni fu ni fa, muy flojito durante todo el concurso, incluso Natalia se fue diluyendo con el paso de las galas. Sin carisma y sin criterio en muchas de sus decisiones el jurado simplemente sobrevivió. Una pena.